'Tom Murphy (San Francisco)', 1948

'Tom Murphy (San Francisco)', 1948

La exposición de arte gay que hace menos de un año montó un revuelo polítíco, social y religioso cuando fue exhibida en Washington (EE UU) vuelve otra vez a levantar las iras de los sectores más intransigentes del Partido Republicano y algunos estamentos eclesiásticos católicos en Nueva York, donde es programada por el prestigioso Museo de Brooklyn.

Hide/Seek: Difference and Desire in American Portraiture (el título hace referencia al juego del escondite (hide and seek)  y también al significado de los verbos hide, esconder, y seek, buscar; el lema es más directo: Diferencia y deseo en el retrato estadounidense), es la primera antología de arte realizado por homosexuales o de temática homosexual en los EE UU.

Es una retrospectiva de gran valor artístico -hay piezas que pueden ser consideradas obras maestras- y, sobre todo, de gran calado simbólico en un país donde las minorías y el respeto hacia ellas es siempre objeto de pasiones y controversias.

Protestas de la Catholic League y la diócesis

Las primeras protestas no han  tardado en llegar. La Catholic League, que se presenta como una organización de defensa de la Iglesia Católica contra sus difamadores, y la Diócesis Brooklyn, han  protestado por la exposición, cuyo contenido consideran sacrílego.

La historia se repite. Durante su estreno en la National Portrait Gallery del Smithsonian y tras soportar protestas de los sectores más intransigentes del Partido Republicano y de la American Family Association -vinculada al Tea Party-, los organizadores se echaron atrás y retiraron de la exposición el vídeo A Fire in My Belly, un alegato sobre el sida del director de vanguardia y artista multimedia David Wojnarowicz (1954-1992), que murió por complicaciones derivadas de la enfermedad a los 37 años.

El vídeo, rodado en México, es un collage donde hay imágenes muy variopintas, pero las protestas se han centrado en un crucifijo de porcelana donde la figura de Cristo es recorrida por hormigas.

Beso y revolver

Hay más piezas en Hide/Seek: Difference and Desire in American Portraiture que no gustan a los ultracatólicos. Por ejemplo, un autorretrato de  Lyle Ashton Harris besando en la boca a su hermano (ambos están desnudos), mientras le apunta con un revolver.

Más allá de la crítica irracional, la exposición -pagada en parte con fondos públicos: y eso también saca de quicio a sus detractores-, es una antología espléndida con más de un centenar de obras de pintura, fotografía, cine, vídeo, escultura e instalaciones. Abarcan desde fines del siglo XIX, cuando la identidad sexual no se mencionaba en público, hasta la actualidad.

Los roles y la identidad sexual y de género son el tema central de la exposición, que demuestra como los artistas estadounidenses lograron vencer las barreras ideológicas y sociales y la consiguiente represión.

"Aquellos con identidades sexuales diferentes -que pertenecen, pero no plenamente, a la sociedad que retratan- lograron ocupar en el arte una posición de influyente marginalidad", dice uno de los comisarios de la muestra, el historiador del arte David C. Ward,.

Hide/Seek: Difference and Desire in American Portraiture tiene obras de , entre otros, Romaine Brooks, George Bellows, Marsden Hartley, Georgia O’Keeffe, Jasper Johns, Robert Rauschenberg, Andy Warhol, Keith Haring, Glenn Ligon y Nan Goldin.