'Futuro Esplendor'

'Futuro Esplendor'

Narices largas y rojas, ojos huecos, la amabilidad y la calidez del dibujo animado combinados con la perversidad de sus actos... La galería neoyorquina Jonathan Levine expone hasta el 25 de marzo The Jungle (La jungla) el primer show en solitario de Víctor Castillo (Santiago de Chile, 1973) en la Gran Manzana. Hechizado desde los cinco años con la animación, las películas de ciencia ficción y con el disco The Wall de Pink Floyd, expulsado en sus años de estudiante de la escuela de arte, residente en Barcelona hasta que hace dos años se mudó a Los Ángeles... El pintor chileno declara que la última gran influencia de su larga lista  fueron las Pinturas negras de Goya cuando las visitó en el Museo del Prado de Madrid. El historial vital del artista ha contribuido a gestar obras que distorsionan el personaje clásico del cartoon estadounidense, que utiliza con habilidad para expresar alegorías sobre el poder y la corrupción. La jungla -el título de la muestra- le vino a la mente mientras veía actos de violencia y protesta global en los medios de comunicación.

La ley de la selva

Con acrílicos sobre lienzo y dibujos sobre papel explora precisamente esa ley de la selva: las estructuras de poder han caído en el descrédito y nos han dejado bajo los efectos caóticos del egoísmo y la incertidumbre. El hombre se come al hombre. Castillo convierte la crisis socio-económica en cuentos de miedo infantiles y los personajes se ven involucrados en situaciones tragicómicas: Un niño trajeado entierra su hucha, una niña con la muñeca atada a una correa recibe latigazos, un grupo de enmascarados celebran un ritual nocturno. Las pinturas de sombras barrocas y colores animados, presentan la calamidad con una sonrisa burlona.