Abandona los Juzgados

Abandona los Juzgados

Tras un interrogatorio maratoniano de 21 horas en los Juzgados de Palma de Mallorca, Iñaki Urdangarin regresa ya a Washington. La declaración ante el juez Castro (instructor del caso Palma Arena), que se prolongó durante dos días, concluyó sin que ninguna de las partes presentes en el juicio solicitaran medidas cautelares que le retuvieran en España.

El sindicato Manos Limpias, presente en el juicio a Urdangarin como acusación popular, ha asegurado a 20minutos.es que esperarán a que el juez Castro cite de nuevo al exsocio de Urdangarin en el Instituto Nóos, Diego Torres, que se acogió a su derecho a no declarar hace unas semanas cuando fue citado junto a su mujer (Ana María Tejeiro) y dos cuñados (Miguel y Marco Antonio Tejeiro).

La petición de Manos Limpias para Urdangarin consistirá en la "retirada del pasaporte y una fianza de responsabilidad penal de 5 millones de euros", indican. "Mientras tanto, esperaremos al careo que hemos pedido entre Urdangarin y Torres", añaden.

Descanso en Zarzuela

El duque llegó a Madrid este lunes acompañado de su esposa, la infanta Cristina, y este martes ha embarcado ambos han emprendido el viaje de regreso a Washington desde el aeropuerto de Barajas en el vuelo de Air France 2101 con destino a París, que ha despegado a las 07.10 horas de Madrid.

La ruta elegida por los duques de Palma para regresar a Washington es la misma que la pasada semana utilizó la infanta Cristina para llegar a Madrid desde su residencia en la capital estadounidense.

Desde el pasado viernes los duques de Palma habían permanecido en Palma de Mallorca, alojados en la residencia de Son Vent, dentro del complejo del Palacio de Marivent donde veranea la Familia Real.

Diego Torres será la clave

El antiguo socio de Urdangarin es ahora la pieza clave de la investigación. Tanto sus cuñados Miguel Tejeiro (secretario de Nóos) y Marco Antonio Tejeiro (contable del instituto), como el propio duque de Palma cargaron en Diego Torres como responsable de los temas administrativos y de contratación del Instituto Nóos.

Torres por su parte, se negó a declarar hace dos semanas ante el instructor del caso Palma Arena. "Dijo que quería esperar a la declaración de Urdangarin, ahora se tiene que defender, tiene que declarar", comentan desde Manos Limpias. La pelota ahora está en el tejado de Torres, pero habrá que esperar a que el juez decida citarle otra vez.

Por ahora, se desconoce si Torres volverá a los Juzgados de Palma o si también lo hará Urdangarin. En el interrogatorio de este fin de semana, el juez Castro le transmitió al duque de Palma que, con toda probabilidad, volvería a citarle a declarar.

Esta posibilidad abrió este fin de semana la hipótesis de un careo entre Torres y Urdangarin, que según han publicado algunos medios citando a fuentes de la Fiscalía Anticorrupción parece que no tendrá lugar. Todo dependerá de si Torres vuelve a declarar y, en caso de que lo haga, de si se producen contradicciones entre su versión y la ofrecida por Urdangarin, como lo establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim).

El abogado y portavoz del duque de Palma, Mario Pascual Vives, remarcó al concluir el maratoniano interrogatorio que para su defendido el procedimiento judicial "acaba de empezar". El caso Nóos tiene cuerda para rato.