Sequía en Galicia

Sequía en Galicia

Temperaturas rondando los 20 grados en muchas ciudades de España, ausencia de lluvias, poca nieve y sol, mucho sol. Así está transcurriendo el invierno en la mayoría de la Península Ibérica, un invierno que para la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología) es el más seco de los últimos años.

El meteorólogo Emilio Rey cree que aún es pronto para tildar la situación de alarmante, pero sí cabe resaltar que se están produciendo datos extraordinarios: "En ciertas estaciones meteorológicas se van a batir récords. Si termina febrero sin ninguna gota de lluvia, en la estación de Madrid Retiro se registrarán los tres meses de invierno -diciembre de 2011 y enero y febrero de 2012-, con menos lluvia de los últimos 153 años".

Sin embargo, estos datos no son extrapolables a toda España. Algunas regiones de la Cornisa Cantábrica, como País Vasco, Asturias o Cantabria, no están tan afectadas por este invierno extremadamente seco y, a diferencia de la mayoría de ciudades españolas, han registrado muchas precipitaciones en este último mes.

Hay otras comunidades, como Galicia, en las que suele llover bastante en esta época, que están bastante afectadas por la falta de lluvia y su reserva hidráulica está mermando: la de Galicia Costa se encuentra al 51,9 % de su capacidad.

¿Por qué un invierno tan seco?

La respuesta a este clima la encontramos en el anticiclón que se sitúa en la Península: "Lo que normalmente sucede en invierno es que se alternan borrascas que dejan lluvias con frentes anticiclónicos que interrumpen esta falta de agua. Tenemos un anticiclón desde noviembre instalado en la Península, esto ha provocado que las borrascas pasen a otras latitudes y que a España no le afecte" explica Rey.

La poca lluvia caída en los últimos meses está provocando uno de los inviernos más secos de los últimos 40 años, algo que los meteorólogos llaman efemérides.

Para Rey el ambiente actual es de "presequía", por lo que hay que ser conscientes de la necesidad de ahorrar agua por si vienen tiempos peores, pero también hay que tener en cuenta que "España es un país con habituales periodos de sequía".

En cuanto a si esta falta de lluvias se produce por el llamado calentamiento global, el meteorólogo cree que no tiene nada que ver: "Se produce por un anticiclón, la tierra cambia su clima constantemente. Es una situación transitoria, se han vivido sequías mucho más fuertes que esta, incluso cuando no teníamos constancia".

¿Terminará el invierno sin lluvias?

Aunque se esperan lluvias durante estos días, Emilio Rey matiza que estas pequeñas tormentas, que ya se están produciendo al sur y al oeste de la península, no van a paliar la situación: "Estas tormentas son primaverales, es decir, se producen por el calor acumulado, y probablemente no tendrán continuidad".

Cabe recordar, que "los pronósticos a más de 4 o 5 días son muy poco fiables, nadie puede decir cómo va a ser marzo, aunque se intuye que habrá un refrescamiento en los primeros días de marzo", por ello no hay que descartar que puedan venir precipitaciones antes de que acaba el invierno, matiza Rey.

Menos reservas, más alergias, chispazos...

La falta de lluvias no tiene solo consecuencias en la falta de agua, también afecta de manera más grave a las personas con algunos problemas de salud como alergias o asma: "Hay mucha gente que ya está padeciendo alergias tremendas por la falta de lluvia. Esto sucede porque en las grandes ciudades el anticiclón actúa como una tapadera y no deja que la contaminación se vaya a la atmósfera" señala el meteorólogo.

Hay otras consecuencias menos graves, como los chispazos y la propia sequedad del ambiente que también se producen por las  boinas de contaminación que se instalan en las grandes ciudades por la falta de lluvia.

Otro de los grandes perjudicados son los embalses que suministran de agua a la mayoría de ciudades. En la actualidad y debido a las abundantes lluvias de años anteriores, los embalses españoles se encuentran al 62,5% de su capacidad total.

En la actualidad hay 34.758 hectómetros cúbicos de agua embalsada, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA). Así, las principales variaciones se registran en Galicia Costa, que ha disminuido en 12 hectómetros cúbicos, mientras que la cuenca del Ebro acumula 59 hectómetros cúbicos más esta semana.